BOLNUEVO-PUNTAS DE CALNEGRE

  • Fecha de publicación: 29/08/2015
  • Fecha de modificación: 24/10/2015
    • Mazarrón, Murcia, España

Espectacular ruta por uno de los pocos espacios litorales vírgenes que quedan en nuestra querida costa murciana.


El recorrido lo iniciamos en Puntabela, entorno muy próximo a las conocidas Gredas de Bolnuevo en Mazarron


La ruta la iniciamos en Puntabela, desde donde parte un camino sin asfalto, aunque en buenas condiciones, y por el que se puede circular con cualquier tipo de vehículo, pasando por Cala Amarilla, Cueva Lobos (frente a la isla que lleva este nombre), la Grúa y otras calas y playas en las que se puede encontrar el lugar adecuado e intimo para descasar, meditar o bañarse en 10 km de limpias playas nudistas. Todo este recorrido se desarrolla por el Paraje Natural de la Sierra de las Moreras, un paisaje protegido de contrastes, donde los azules y verdes del mar contrastan con los ocres férricos de la sierra.


Se trata de una sucesión de acantilados calizos y calas recónditas para los que aman la soledad y el contacto con las sierras más áridas del litoral murciano que da amparo a la tortuga mora en una de sus últimas poblaciones en Europa, y en cuyo cielo sobrevuela el águila perdicera, el búho real y el halcón peregrino,
Declarado paisaje protegido desde 1992, en este territorio estepario se halla el yacimiento del Cabezo del Plomo (siglos IV-III a. C.), la fundición romana de Cala Leño, las canteras de yeso y Coto Fortuna, explotación minera para la extracción de hierro de la que se conservan algunas construcciones abandonadas.
Lo que distingue a este escenario sediento y pelado -entre Mazarrón y Águilas se dan los mínimos pluviométricos de la Península Ibérica- es el contraste entre la aridez de la sierra y el intenso azul de las aguas, las albaidas que en primavera pintan la sierra de amarillo, algunas palmeras polvorientas y la presencia de garzas, patos, perdices, rapaces esteparias, zorros, conejos y liebres.
La causa de su desnudez, si exceptuamos los rodales de pino mediterráneo que verdean el barranco de Los Algezares es debido a que en el siglo XVI talaron todo el arbolado para los hornos de calcinación del alumbre, al extremo de que la ciudad Lorca demandó a los marqueses de Villena y de los Vélez que, finalmente, ganaron el pleito aduciendo que habían clareado los montes «para detectar a los piratas que recalaban en la cueva de los Lobos y se refugiaban en la sierra». Excusas de mal pagador, aunque siempre había un vigilante en la línea del horizonte que hacía ahumadas para avisar al castillo de Mazarrón y a la torre de Bolnuevo.
La sierra alcanza las cotas más altas en Los Cucos (594 metros), Morro Blanco (431) y el cabezo de Montejú (397). Tiene 1.960 hectáreas de superficie y una vegetación adaptada al clima seco donde crece el cornical, el palmito, el esparto, el tomillo, el romero y la boja.
Las playas que están al resguardo de la sierra carecen de grandes servicios y se prestan a la práctica del nudismo. La soledad de estos parajes vírgenes -a los que se accede por caminos de tierra y ramblizos-, la sonoridad del mar y la caricia de una brisa que huele a algas aconsejan su visita. Cueva de los Lobos (donde atracó el pirata Mamí), Piedra Mala, playa Amarilla, playa de la Grúa y Cala Leño ofrecen abrigo en sus aguas limpias.


Al Oeste, en torno a la Cañada de Gallego, se suceden las playas de las Covaticas, las Chapas, el Ballenato y la evocadora Percheles, una de las más bellas del litoral murciano. Bordeada de palmeras, debe su nombre a un aparejo de pesca que consta de uno o varios palos para colgar las redes, si bien otros atribuyen su significado a su condición de barrio de pescadores. Abrigada por dos promontorios de lascas minerales, tiene unos 80 metros de longitud y 60 de anchura, y desde allí se contemplan, en el horizonte, los acantilados de Cabo Tiñoso y Cabo Cope, en Águilas.


El recorrido no tiene dificultad alguna, sólo tenéis que seguir el camino paralelo a la costa disfrutando a veces del sendero GR 92. Ahora se han colocado unas balizas de madera  junto al camino para señalizar el recorrido.


En la playa de percheles esta la única dificultad del recorrido. Se trata de una fuerte rampa de unos 70 m y su posterior descenso.


El recorrido de ida y vuelta, tiene un total de unos 26 km aproximadamente que podemos hacer en poco mas de 2 horas.


Espero que os guste, a mi me encantó, hasta la próxima.....


Fuente: http://deruta.blogspot.com.es/


Sitio Web: www.ruralmur.com
Voto
Resultado 3 votos
QR CODE

Lo más reciente